Concurso de Pintura ” A las Madres”

Concurso de pintura en el Joven Club Bayamo I en celebración al día de las madres, el mismo se realizó por niños y jóvenes donde expresaron con poemas, dibujos y pinturas, sus felicitaciones las madres cubanas. El ganador del concurso fue Roberto Carlos Medina Licea.

La conmemoración oficial del “Día de la Madre” se remonta a los tiempos de la antigua Grecia cuando Rea era la gran madre de los Dioses. A lo largo de la historia se van encontrando manifestaciones de esta celebración. En la Inglaterra del siglo XVII se celebraba el “servir de domingo”. Ese día las sirvientas iban a sus hogares a visitar a su madre, y festejaban el encuentro con una torta. En la Iglesia Episcopal de Grafton en West Virginia, hay constancia de este hecho con una placa conmemorativa. Esta fecha fue decalarada oficial en 1910 por parte del gobernador del estado de West Virginia, William Glascock. En mayo de 1914 Anna consiguió que esta fecha fuera incluida en el calendario federal de los Estados Unidos. En poco tiempo, más de 40 países adoptaron esta conmemoración.

Cómo se originó en Cuba

En la noche del 19 de abril de 1920, se reunieron en la sociedad “Centro de Instrucción y Recreo” de Santiago de las Vegas, en la provincia de La Habana, como acostumbraban hacerlo cada noche, los señores Francisco Montoto, Teodoro Cabrera, Gabriel Gravier, Francisco Simón, Mario Figueredo, Guillermo Gener, Pedro N. Aguiar, Armando Cremata y José Manuel Sánchez.

Esa noche del día 19, en la petit tertulia cotidiana, el señor Francisco Montoto expuso su idea de celebrar el Día de las Madres, y laborar porque en Cuba se destinara un día del año como homenaje a las madres, siguiendo la brillante idea iniciada por Miss Anna Jarvis en la ciudad de Filadelfia. La idea del señor Montoto fue acogida con unánime calor por los reunidos y acordaron organizar un acto en homenaje a las madres, que se llevó a efecto el día 10 de mayo de 1920 en el Centro de Instrucción y Recreo, siendo este el primer acto celebrado en Cuba en honor de las madres. Víctor Muñoz recogió la iniciativa nacida en Santiago de las Vegas y le dió todo su calor, publicando en las páginas del periódico “El Mundo”, de 10 de mayo de 1920, su primer artículo abogando por la instauración en Cuba del “Día de las Madres”, bajo el título de “El Día de las Madres”.

En dicho artículo, Víctor Muñoz apunta en su fase inicial:

“El día de hoy, es el segundo domingo de mayo, que los americanos consagran como el “Día de las Madres”, y que muchos cubanos quieren destinar al mismo objeto. No sé si conseguirán su propósito los hombres generosos, que reunidos en el pueblo de Santiago de las Vegas, hace tres semanas, acordaron trabajar para que Cuba instituya este domingo cada año como “Día de las Madres”. Algunos periódicos han acogido bien la idea. Organizaciones tan poderosas como Asociación Cristiana de Jóvenes la han respaldado”.

De la referida crónica de Víctor Muñoz, sacamos los dos párrafos siguientes:

“Cuando se logre llegar a la conclusión del propósito perseguido por los que han trabajado a favor de que se cree el “Día de las Madres en Cuba”, lograrán como los americanos, que disminuya el número de los malos hijos a nuestro alrededor, y con eso habrán prestado un gran servicio a la Patria y a la Humanidad”.

“En cuanto yo, al escribir estas líneas para sumarme a los iniciadores de la noble idea antes anunciada, quiero dirigirme a los que no pueden sustraerse a la espeluznante costumbre de hacer que sus bromas giren alrededor de la madre de los demás, etc.”

Al año siguiente, con fecha 27 de abril de 1921, la Cámara Municipal habanera, a propuesta del Concejal y periodista, Víctor Muñoz, acordó celebrar el “Día de las Madres”, e instaurado de manera oficial en el Término Municipal de la Habana.

Todo lo apuntado anteriormente demuestra de manera precisa y documental, que la celebración del Día de las Madres tuvo su origen en la ciudad de Santiago de las Vegas, y la iniciativa corresponde a Francisco Montoto y García, iniciativa esta, que encontró todo el calor del alma recia y emotiva de Víctor Muñoz, ese paladín del periodismo cubano, defensor de todas las causas justas y nobles.

Comparte en las redes sociales

Datos de la Autora

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *