Historia Pilón.

Este municipio costero está situado al sur de la provincia Granma, limita al norte con los municipios de Media Luna y Campechuela, al este con el municipio de Bartolomé Masó y el municipio de Guamá, perteneciente a la provincia de Santiago de Cuba; al sur con el Mar Caribe y al oeste con el municipio de Niquero.  Se encuentra aproximadamente a 145 Km al sureste de la ciudad de Bayamo y a 80 Km de la ciudad de Manzanillo.
Historia
Nacimiento de un Batey entre el mar y las montañas en el Siglo XX .A partir de 1880, la industria de refinación de azúcar del este de los Estados Unidos, se concentra desde el punto de vista financiero y se orienta a la obtención en Cuba del azúcar crudo que es su materia prima. Como resultado de la penetración norteamericana en 1905, había 29 ingenios de propiedad norteamericana en Cuba, cuya producción constituía el 29% del azúcar cubana.
Labor de Celia Sánchez
La fragua revolucionaria de Celia Sánchez se engrandece cuando junto a su padre escala al Turquino para erigir un busto de Martí en el año de su Centenario y posteriormente, desde que Fidel comenzó a elaborar los planes de la expedición siempre tuvo presente como primera táctica, que el punto de llegada debía ser cerca de la Sierra Maestra, y en la decisión final de la zona de desembarco influyeron varios factores, geográficos debido a que la costa entre Niquero y Pilón era una zona remota para el movimiento de fuerzas enemigas, y el otro factor fue de carácter humano.
Educación
Antes del 1959 la situación de la educación era precaria pues existían 12 colegios públicos y 8 privados. La enseñanza no era obligatoria y esto se veía como una carga para la familia que empleaba a sus hijos para las diferentes labores de la casa. Las matrículas eran reducidas, solo de 8 a 12 alumnos en cada uno de estos colegios, con la excepción del Mártires del Mareón, Pilón tenía alrededor de 80 alumnos en las escuelas privadas, asistían los hijos de la mediana y alta burguesía.
Salud
Con el triunfo de la Revolución, en el poblado comenzó la labor de saneamiento social. En el patio donde había estado el cuartel de la Guardia Rural se levantó el Hospital “Enrique Cabrera”, hasta ese momento, solo existía el hospitalito de madera carcomida que pertenecía a la Compañía; al lado del Hospital la farmacia de Hermógenes Ramírez, también de madera carcomida. Este panorama cambia con el nuevo hospital rural y en él una farmacia con laboratorio. Las consultas de los médicos rurales que tuvieron a inicios del 59, se realizaban transitoriamente en las oficinas del Sindicato, mientras se construía el nuevo hospital.