Mitin relámpago por Inauguración del Primer Congreso Nacional de Estudiantes.

   En un mitin relámpago con los trabajadores y usuarios presentes  en el Joven Club Manzanillo II, se dió a conocer que el día 15 de octubre pero del año 1923  inició sus labores en el Aula Magna el Primer Congreso Nacional de Estudiantes organizado por Julio Antonio Mella, con la asistencia de 128 delegados en representación de la Universidad, centros de enseñanza media, colegios privados y prensa estudiantil. Dos corrientes se enfrentaron en el Congreso: una encabezada por Emilio Núñez Portuondo, que se oponía a la condenación de la Doctrina Monroe, la Enmienda Platt y el Panamericanismo; la otra, dirigida por Mella, de muy firme orientación revolucionaria y que fue aprobada por la mayoría de los delegados. En este Primer Congreso Nacional de Estudiantes se aprobó la fundación de la Universidad Popular “José Martí” y se adoptó el lema sugerido por Mella de que “Todo tiempo futuro tiene que ser mejor”. El segundo día de sesiones, Alfonso Bernal del Riesgo, a nombre del Grupo Renovación Estudiantil, presentó “Los principios, la táctica y los fines de la revolución universitaria”, mientras que en la tercera jornada, Mella propone la “Declaración de los derechos y deberes del estudiante”, que se aprobó.

El 23 de octubre de 1923, el Primer Congreso Nacional de Estudiantes acordó enviar un saludo a todas las federaciones de la América Latina, junto a una memoria del encuentro y la propuesta de una Liga Americana de Estudiantes. Además, se declaró contrario al Tratado Permanente entre Cuba y Estados Unidos, y a la Enmienda Platt. También protestó contra la injerencia del gobierno yanqui, las imposiciones y agresiones a la dignidad nacional

También el evento sirvió para hacer llegar un saludo a la Federación Obrera de La Habana, en el que le comunicaron los deseos de la perfecta unidad entre estudiantes y obreros, con el fin de buscar una transformación del sistema económico, político y social que imperaba en la Isla, sobre la base de la más absoluta justicia.

En la noche del domingo 28 de octubre de 1923 se clausuró la reunión, que entonces adoptó el nombre de Primer Congreso Revolucionario de Estudiantes. En la sesión final del encuentro, Julio Antonio Mella, al referirse a la Universidad Popular José Martí, dijo:

“Al proponer su fundación se había inspirado en el propósito de abrir una senda de luz para la generación de nuestros obreros (…). La Universidad Popular es una institución para todos y un camino abierto para tener un futuro mejor”.

Las circunstancias que rodearon a aquellos jóvenes los obligaron a realizar diversas actividades para cambiar el ritmo de la vida cubana, y el Primer Congreso Estudiantil constituyen, junto a la Liga Antiimperialista y la fundación del Partido Comunista, momentos de gran importancia.

Los jóvenes presentes se sintieron inspirados a continuar con el legado que dejó nuestro Julio Antonio Mella desde cualquier lugar que se encuentren y ser cada día mejores.

 

 

 

 

 

 

Comparte en las redes sociales

Datos del Autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *