Nunca es tarde para aprender.

Dando continuidad al trabajo en los Joven Club del municipio Bartolomé Masó Márquez, concluyó recientemente un curso dirigido a personas de la tercera edad, con una matrícula de 10 abuelos, demostrando que los años no es un impedimento para acercarse a las computadoras y aprender con ellas.

Esto representa un gran avance para las personas de la tercera edad disminuyendo el estrés, elevando la calidad de vida mediante la inserción de las Tecnologías de la Informática y las Comunicaciones en la solución de situaciones polémicas de la vida en la sociedad, desarrollando así la motivación por el estudio.

Y no solo con el aprendizaje de contenido, sino con otras actividades para que las personas mayores puedan tener acceso a la computadora, su lenguaje y sus recursos, buscando beneficios de la tecnología acordes a esta edad tales como: proyección de videos, debates de temas de interés relacionados con la salud y el mejoramiento de la calidad de vida del adulto mayor.
El envejecimiento poblacional impone la ineludible meta de garantizar, a lo largo del ciclo vital, actividades y acciones que permitan a las personas crecer y desarrollarse en concordancia con sus necesidades bio-psico-sociales.
Por todo esto son necesarios varios tipos de abordajes en la prevención del Adulto Mayor evitando el deterioro patológico o la aparición de enfermedad. La adultez mayor es otra etapa de la vida en la cual continuamos desarrollando nuestra personalidad, y las capacidades para aprender.

 

Comparte en las redes sociales

Datos de la Autora

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *