Una experiencia integradora y natural en el JC Masó I.

Las personas todas somos protagonistas del desarrollo y ascenso de la especie humana sin importar patrones discriminatorios, Cuba es un paradigma de cuánto se puede hacer por la inclusión laboral de los discapacitados, es cierto que faltan muchas acciones por concretar, causadas en gran medida por el férreo bloqueo económico impuesto al país. Pero este nunca ha sido impedimento para lograr tales propósitos, en esta pequeña islita las personas con discapacidad  tienen los mismos derechos que los otros individuos, porque su vínculo con la sociedad es como un ser humano más,  donde los Joven club  de Computación  Masó I aportan su granito de arena, donde se le está prestando una atención diferenciada el adolecente Emanuel Manzo Socarras con una atrofia muscular, la cual no le ha impedido su desarrollo intelectual,  en este momento se encuentra cursando el 8 vo Grado, por  parte de la mamá  Carmen Socarras Díaz  y la Maestra que lo atiende por Educación Paula Rivero Mojena están satisfecha y muy contenta con el trato y la profesionalidad con la que se a tiende a Emanuel por parte del instructor que la atiende en este caso el Esp. Principal Inoelvis Muñoz Hidalgo.

Comparte en las redes sociales

Datos del Autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *