Descansa en paz Comandante

Tiempo de lectura: < 1 minuto

 

Nos invade el dolor de la noticia, de la pérdida de unos de los más grandes hombres de nuestra Historia. No se podrá hablar de la historia de Cuba sin mencionar su nombre, el hombre que llevo a la máxima expresión el Pensamiento Martiano, defensor de los pobres y de los más valiosos valores del mundo. Hoy nos queda su legado y no habrá gloria más grande que hacer nuestros sus pensamientos y continuar la obra ya creada.

El pueblo cubano agradece todo lo enseñado. Descansa en paz Comandante, los jóvenes no traicionaremos sus ideas y nos queda la convicción profunda de que no hay obra más perfecta en el mundo que la Obra de la Revolución, de los humildes y para los humildes. Hasta Siempre comandante, Gigante de las Ideas. 

Comparte en las redes sociales

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.