El Capitan Descalzo

 

Con profundo dolor, he recibido la noticia de la pérdida física de quien es para mí, el más grande luchador revolucionario y estadista de la historia de la humanidad. Fidel es quien ha colocado a Cuba al más alto nivel internacional, reconocida por muchos como la Isla de la Libertad, reconocida por su firme posición política al lado de los más desposeídos del mundo, la isla que con más valentía se ha enfrentado al imperio más poderoso de la tierra durante casi 58 años, la que con más elocuencia, ha puesto en práctica los principios del internacionalismo, de la solidaridad, de la dignidad y de la resistencia al lado de su líder indiscutible. Fidel usted es un hombre de todos los tiempos, fue, es y será para siempre el líder indiscutible del pueblo cubano, la fuente de inspiración y guía del proceso revolucionario cubano. Fidel es Cuba y Cuba es Fidel.

Tuve el honroso privilegio de servirle en los duros momentos de la guerra en la Sierra Maestra. Desde el momento que me sume a la lucha y di mi finca para que el Che (otro gigante inmortal) instalará su comandancia guerrillera en “La Mesa”, me prometí servirle al Che, a usted y a la Revolución que recién iniciaba, de manera incondicional y hasta hoy lo he cumplido con absoluta fidelidad. Comandante, juro que hasta los últimos instantes de mi vida estaré a sus órdenes, porque usted vive, y vivirá por siempre. Como soldado de esta Revolución defenderé su obra a cualquier precio. 

En nombre de mis familiares que han permanecidos junto a mí unidos en defensa de la Revolución cubana, y en mi propio nombre, expresó los más sentidos pésames a toda su familia y a todos sus hermanos de lucha que como yo, hemos estado y estaremos siempre a su lado.

¡Comandante en Jefe, Ordene!

¡Viva la Revolución cubana!

¡Hasta la Victoria Siempre!

Hipólito Torres Guerra (Capitán Descalzo)      

Comparte en las redes sociales

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *