El software libre permite una educación más centrada en los objetivos de aprendizaje.

El software libre permite una educación más centrada en los objetivos de aprendizaje.

Tomado del Sitio Web Nacional.

El uso de software libre puede representar una oportunidad para una educación menos dependiente de intereses ajenos a sus verdaderos objetivos.

El software libre permite una educación más centrada en los objetivos de aprendizaje. El software no es más que un tipo de conocimiento. Uno muy especial, que funciona cuando lo ponemos en un ordenador. Pero no deja de ser conocimiento. Si, en general, toda la transferencia y descubrimiento de conocimiento que se realiza en los procesos de aprendizaje no está sujeta a licencias ni otras cortapisas, ¿por qué el software debería estarlo? Utilizar software libre es una oportunidad para considerarlo como un elemento más del apoyo al aprendizaje, que se comporta como muchos otros que se utilizan en él, y que sigue los mismos principios.

Pero hay algunos motivos más concretos. Por ejemplo, en el caso del software libre no hace falta decidir las herramientas exclusivamente por razones económicas, pues el coste de adquisición no es típicamente un factor a considerar. En lugar de tener en cuenta el presupuesto disponible, y en función de elegir «lo que se pueda», es posible proceder al revés, empezando por buscar todas las herramientas que podrían ser útiles, y elegir todas las que se consideren apropiadas, sin más limitaciones que las que imponga el propio proceso de aprendizaje. Por ejemplo, es perfectamente posible usar una herramienta para una actividad marginal y corta en el tiempo, pero importante (algo muy difícil de hacer si hay que justificar el pago de una licencia).

Otra oportunidad a aprovechar es la posibilidad del alumno de reproducir todo el entorno de aprendizaje en otros lugares distintos al aula, sin ningún problema legal, y con mínimos problemas técnicos. Así, puede continuarse el aprendizaje fuera del aula, permitiendo a los alumnos «hacerse dueños» de las herramientas que usan. Podemos facilitar las cosas al alumno invirtiendo en la producción de versiones especialmente orientadas a ser simples de instalar (algo a lo que ayuda el que el software pueda ser adaptado, como se comenta más adelante). Y lo mismo se aplica al educador, que puede poner a disposición de otros educadores todo el entorno docente, software incluido, permitiendo su reproducción en otro entorno, y animando así a la colaboración entre los educadores.

Por la propia naturaleza del software libre, los participantes en el proceso de aprendizaje pueden adaptar el software a sus objetivos. Según los conocimientos técnicos que se tengan, quizás ellos mismos puedan hacerlo, o quizás necesiten terceros que les asistan. Y no todas las adaptaciones requieren grandes conocimientos técnicos: por ejemplo, casi cualquiera con conocimientos lingüísticos suficientes puede colaborar en la la traducción de un programa para que pueda usarse en el idioma materno de los alumnos. Con recursos suficientes, como los que podría disponer un sistema de educación público, pueden realizarse adaptaciones mucho más ambiciosas.

Por destacar otra oportunidad, el software libre no nos liga de forma necesaria a una empresa: dados los incentivos adecuados, cualquiera puede ofrecer servicios basados en cualquier producto libre. Esto es muy importante al considerar cómo el sistema de educación promueve, o da ventajas especiales, a empresas concretas. Cada vez que un grupo de alumnos es formado intensivamente en una herramienta, si ésta no es libre, se está dando una ventaja competitiva a la empresa dueña de la herramienta, frente a cualquier otra. La potencia de estas preferencias es tal que pueden contribuir fuertemente a la creación, innecesariamente, de monopolios de facto, algo que desde luego debería ser evitado.

El uso del software libre se adapta muy bien al entorno educativo, y nos abre todo un mundo de nuevas oportunidades.

Comparte en las redes sociales

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *