En Aula Anexa de La Estrella se rinde homenaje al patriota Francisco Vicente Aguilera

En Aula Anexa de La Estrella se rinde homenaje al patriota Francisco Vicente Aguilera

El 8 de septiembre de 1987, por iniciativa del comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, inicia el Programa de los Joven Club de Computación y Electrónica.  Fidel, con la visión de futuro que lo caracterizaba sentenció: «…Joven Club de fábrica, de instituciones y Joven Club popular, porque estos son los que están allí al lado de los vecinos, este es el médico de la familia, la computadora de la familia Cubana»…

Hoy, a más de 30 años, esta idea se mantiene vigente y se materializa en todo el país, un ejemplo vivo es la presencia de esta organización, a través de un Aula Anexa, en la localidad de La Estrella, perteneciente a la Sierra Maestra en Buey Arriba.

En este centro, además de la gama de servicios que se ofrecen de forma cotidiana, sus instructores no dejan olvidar la historia de la patria y de sus héroes, por ello este jueves, 22 de febrero, se efectuó una charla, dirigida a los niños de la comunidad, sobre la vida del bayamés  Francisco Vicente Aguilera, con motivo del 141 aniversario de su fallecimiento.

Se utilizó, como apoyo,  una presentación de Power Point mostrando las acciones más significativas realizadas por el patriota a lo largo de toda su vida.  Participaron cuatro  niños, estudiantes de la escuela primaria “Esteban Gallardo Medina”.

Entre otros aspectos, el instructor que lideró la actividad, refirió que Francisco Vicente Aguilera, quien nació en 1821 y falleció en 1877, fue un bBayamés de gran fortuna y vecino influyente de la localidad, que abrazó desde muy joven las ideas independentistas. Fue presidente del Comité Revolucionario de Bayamo. Apoyó desde el primer momento el alzamiento del 10 de octubre, y se alzó el 17 de ese mes en su hacienda Santa Ana de Cayojo. Formó parte de la Asamblea Constituyente de Guáimaro, que lo eligió Secretario de la Guerra y posteriormente Vicepresidente de la República en Armas. Obtuvo los grados de General de División y Mayor General de Ejército Libertador, llegando a ser General en Jefe del Ejército Oriental. En 1871 Céspedes le encomienda viajar a Estados Unidos para restablecer la unidad de los emigrados; más tarde va a Europa en busca de recursos para la guerra. Tras varios intentos infructuosos para llegar a la Isla, muere en Nueva York.

Comparte en las redes sociales

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *