Homenaje a nuestros mártires

En el Joven Club Manzanillo II ubicado muy cerca al  litoral manzanillero se realizó un mitin relámpago con trabajadores y usuarios presentes para rendir tributo a nuestros mártires.

La instructora a cargo de la actividad dio a conocer que la Operación Tributo. Es el nombre que se dio en Cuba, en el año 1989, a la acción de trasladar de regreso a territorio nacional los restos mortales de los cubanos caídos en misiones internacionalistas en países de África, símbolo de que una época se cerraba y otra se abría en la historia de la Revolución. Fueron estos mártires cargados en hombros por el pueblo y sepultados en la tierra que honraron y en la que cada año, en marcha de peregrinación hacia los panteones erigidos en cada municipio, se le rinde merecido homenaje.  Se les dio a conocer a todos  como fueron los sucesos

“…De Angola nos llevaremos la entrañable amistad que nos une a esa heroica nación y el agradecimiento de su pueblo y los restos mortales de nuestros queridos hermanos caídos en el cumplimiento del deber…”, afirmó el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Ministro de las FAR, el 12 de diciembre de 1976. Y así ocurrió el 6 de diciembre de 1989 cuando, luego de un extraordinario trabajo en el que participaron especialistas del Instituto de Medicina Legal para la identificación y preparación de los cadáveres en el Cementerio de la Misión Militar Cubana en Angola, se iniciaba la Operación Tributo. La misma consistió en el traslado a la Patria de los restos de los 2 085 mártires que cumplían misiones militares y 204 en tareas civiles, caídos en misiones en África, para darles sepultura en los Panteones de los Caídos acondicionados en cada uno de los municipios del país.

“…A esta hora, simultáneamente, en todos los rincones de donde procedían, se da sepultura a los restos de todos los internacionalistas que cayeron en el cumplimiento de su noble y gloriosa misión…”, aquella mañana dijo el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, con voz emocionada.

El 7 de diciembre de 1989, día de Duelo Nacional, cuando toda Cuba conmemoraba la caída en combate de Antonio Maceo y de su ayudante Panchito Gómez Toro, en su aniversario 93, y en ellos a todos los mambises, en los 169 municipios del país se pusieron en marcha los cortejos fúnebres para llevar hasta su último destino (los Panteones de los Caídos por la Defensa), los restos de los combatientes internacionalistas que perdieron la vida durante los más de 13 años de presencia solidaria cubana en Angola y en otros escenarios de ayuda a pueblos hermanos, como Etiopía y Nicaragua.

Durante todo el velatorio se hicieron guardias de honor a cargo de cuadros destacados del Partido y del Estado, la UJC y las organizaciones de masas (FMC y CDR), mientras el pueblo en columnas interminables desfilaba de manera continua ante féretros y osarios de quienes lo dieron todo por la libertad de otras patrias.

Comparte en las redes sociales

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *