Joven Club Buey Arriba II celebrando “Día Internacional de los Derechos Humanos”

derechos humanos

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, esta fue la frase que inició, en Joven Club Buey Arriba, a la celebración del día de los Derechos Humanos.

Cuba tiene muchas razones para celebrar por todo lo alto, este 10 de diciembre, el aniversario 71 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Cada 10 de diciembre se celebra el Día de los Derechos Humanos, en conmemoración a la fecha en que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el año 1948. La relevancia de este momento histórico radica en la proclamación de la existencia de derechos inherentes a todas las personas por igual, sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición.

La actividad, de celebración en el Joven Club Buey Arriba II, liderada por la instructora Odalys Hernández, estuvo vinculada también a las conquistas logradas en esta materia durante los casi 61 años de la Revolución. Con la participación de jóvenes de la localidad, se realizó un intercambio de criterios referentes al tema, navegando  por la ecured se mostraron  imágenes. Enfatizando, como ideal común, por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto individuos como instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, así como el cumplimiento de sus obligaciones.

La participación de la juventud es esencial para lograr un desarrollo sostenible para todos, es un principio fundamental de los Derechos Humanos. Los jóvenes buscan participar en todas las decisiones que tienen un impacto directo e indirecto sobre su bienestar y debemos escuchar sus opiniones para poder tomar decisiones más efectivas y sostenibles para todos.

Durante el encuentro se expuso cómo esta institución influye de manera significativa y positiva en la preservación de los derechos humanos de la comunidad a partir de sus servicios, productos, atención al cliente, actividades sociales y el acceso sin distinciones a las tecnologías de la información y las comunicaciones.

“Nunca se es demasiado joven para cambiar el mundo”

 

 

Comparte en las redes sociales

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *