Los Joven Club en Manzanillo y el trabajo social con el Adulto Mayor

Los Joven Club en Manzanillo y el trabajo social con el Adulto Mayor

 Entre los logros alcanzados al arribar al Aniversario 34 se encuentra el trabajo con el Adulto Mayor siendo este uno de los objetivos estratégicos de  los Joven Club de Computación en Manzanillo en la atención a personas de la tercera edad, con el propósito de contribuir a elevar el grado de satisfacción y su calidad de vida.

La experiencia de trabajo social con el grupo  Geroclub se proyecta con programas de superación adaptados a sus capacidades y disponibilidades, propiciándoles un espacio de reunión, intercambio y asociación, un proyecto que agrupa a adultos mayores de 50 años en el cual desarrollan múltiples actividades que contribuyen al crecimiento de su salud espiritual y al desarrollo de una longevidad satisfactoria.

En los cursos se superan las brechas educativas intergeneracionales y el uso de las nuevas tecnologías se traduce en una mejor calidad de vida logrando la auto independencia para el cobro de su chequera a través de las tarjetas magnéticas, mejor   relación con sus hijos y nietos al romperse las barreras tecnológicas.   Contribuye también a mejorar el estado de ánimo como consecuencia de las múltiples relaciones sociales que propician los servicios en los Joven Club.

La posibilidad de intercambiar con amigos y familiares a través de las redes sociales resulta un hecho innegable; mientras, el producto cultural Mochila, permite la visualización de películas, series de televisión, vídeos o escuchar música y leer piezas literarias que los cautiven y estimulan a participar en concursos literarios donde han resultado premiados. Todos estos hechos han contribuido a superar el miedo a la soledad, a no sentirse aislado de sus familiares y desarrollado más y mejores relaciones interpersonales e intergeneracionales.

Los Adultos Mayores en los Geroclub han descubierto intereses comunes con sus familiares más jóvenes, permitiéndole pasar con ellos muchos ratos agradables y más que ello, alcanzar mayores niveles de empoderamiento al dárseles la posibilidad de hacer visibles sus puntos de vistas, emociones y expectativas; además, se promueve el funcionamiento cognitivo y contribuye a aumentar la percepción de control e independencia.

Estos resultados, se validan en el aumento de la permanencia de los estudiantes senescentes en los cursos, mayor incremento de los ritmos de aprendizajes, la profundidad con que penetran en el objeto didáctico, el grado superior en que desarrollan sus habilidades y la disposición de los estudiantes adultos mayores en continuar en el proceso de formación solicitando transitar por otros cursos.

 

 

Comparte en las redes sociales

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *